Comunicado de Federación: situación en la pandemia y oposición al «nuevo» estatuto CABB

La Federación Santafesina cree necesario dar a conocer su mirada ante la situación deportiva e institucional a nivel nacional. El detalle del comunicado en esta nota.
Referencia. Situación deportiva e institucional del basquetbol argentino.
Nos pareció importante hacer un comunicado de prensa, sobre la situación que vive en la actualidad nuestro amado deporte.
Estamos atravesando en lo deportivo, institucional y financiero una situación excepcional y grave, dada la situación de público conocimiento de la pandemia mundial por el Covid 19.
Como todos saben, en nuestro país, como consecuencia de la pandemia, se tomaron medidas sanitarias de cuidado de las personas, en forma conjunta entre la Nación y los gobiernos de las provincias, que determinaron el aislamiento social preventivo y obligatorio, por lo tanto, se suspendieron todos los campeonatos deportivos en el territorio nacional y provincial.
Esta circunstancia provoca que los deportistas no sólo no puedan competir, sino tampoco entrenar, lo que para la práctica del deporte, de por sí, es muy grave. Además, obviamente las asociaciones afiliadas a la FBPSF y la propia Federación tuvieron que suspender la organización de todas las competencias.
Las circunstancias descriptas, además, provocan una grave situación económica en todos los estamentos del básquet nacional, en general, y de la provincia de Santa Fe en particular. Los clubes, las asociaciones y la propia Federación, ven fuertemente afectadas sus finanzas debido a que no hay ingresos genuinos que permitan cubrir sus obligaciones.
En este sentido, la FBPSF, tiene una economía robusta, y por ahora, está soportando la crisis económica debido a que nuestras finanzas hace años que están muy bien administradas, y por lo tanto, la tesorería tenía ahorros para soportar una crisis. Sin embargo, si no se encuentra una pronta solución al problema, podemos tener inconvenientes como cualquier otra organización deportiva amateur.
Nuestro deseo es que prontamente se vuelva a la normalidad, siempre teniendo presente que debe privilegiarse el cuidado de la vida y salud de las personas.
En este sentido, en nuestra provincia, muchos clubes han retornado a la práctica de nuestro deporte, con los protocolos sanitarios que establece cada jurisdicción municipal o comunal, y estamos expectantes para que se encuentre una solución definitiva al problema sanitario.
No nos gustaría adelantar cuándo se van a reiniciar las competencias que organizan nuestras afiliadas y la propia Federación, porque no se nos escapa que el problema sanitario se modifica día a día, y por lo tanto, son las autoridades nacionales, provinciales y municipales las que van tomando las decisiones al respecto.
Sin embargo, desde la Federación se está atento a estas resoluciones y tenemos preparadas distintas alternativas para la organización de los campeonatos de distintas categorías para el supuesto que se vuelva a autorizar las competencias deportivas. Nuestras afiliadas, cada una dentro de su jurisdicción, tendrán la libertad de organizar sus campeonatos, siempre que respeten las decisiones de las autoridades sanitarias en sus jurisdicciones. En este sentido la Federación, siempre ha sido muy respetuosa de la autonomía de las asociaciones afiliadas respecto a la organización de sus competencias.
En otro orden de ideas, en este momento dramático que vive la Argentina, nos encontramos con un problema institucional a nivel nacional que no podemos dejar de mencionar.
La CABB, cuyas nuevas autoridades fueron elegidas en diciembre del año pasado, promueve en este contexto excepcional y grave, la reforma del estatuto de nuestra entidad madre. Esta propuesta se realizó, en nuestra opinión, en forma inconsulta, y sin respetar la opinión de las bases que integran el básquet argentino.
Cuando se puso en agenda este tema por parte de la CABB, lo primero que nos preguntamos era si en este momento de crisis general era necesario poner el tema en debate.
Cuando los miembros de la Comisión Directiva y el asesor letrado de la Federación comenzamos a analizar la reforma estatutaria que se planteaba, rápidamente nos dimos cuenta que en realidad lo que se llama reforma era un “nuevo” estatuto que quiere cambiar las estructura de los estamentos del básquet federado de la Argentina, desconociendo totalmente la historia y la tradición de nuestro deporte federado, que tantos logros y satisfacciones no entregó, en las últimas dos décadas, a todos los que amamos este deporte.
El básquet argentino se construyó de abajo hacia arriba y no a la inversa, es decir, los procesos comienzan por los clubes, siguen a través de las asociaciones, luego las Federaciones y finalmente se llega a la CABB y a la profesionalización. Los proyectos deben conservar esta estructura. Nos parece excelente que se una la CABB con la estructura profesional de la AdC, pero esto no puede ser en desmedro de las Federaciones Provinciales y sus estamentos, que son en definitiva las que les brinda el material humano para que dicha organización sea exitosa. Con esta estructura, en Santa Fe surgieron los jugadores de la generación dorada, Andrés Nocioni, Carlos Delfino, Hugo Sconochini, y Walter Herrmann.
El “nuevo” estatuto que pretende imponernos la CABB, es centralista. Concentra todo el poder en la CABB en general y en la figura del presidente en particular, conculca las autonomías de las federaciones provinciales, no sólo en el orden deportivo, sino y especialmente en lo político y financiero. Determina expresamente que las Federaciones Provinciales son meras representantes de la CABB en el ámbito de sus jurisdicciones, marcando de esta forma la absoluta acumulación del poder de la CABB en desmedro de sus afiliadas. Elimina a las asociaciones en su calidad de entidades intermedias, políticas y autónomas, entre las federaciones y los clubes dentro de cada jurisdicción. Las califica expresamente de simples sujetos activos de organización “deportiva”. Crea cargo de directores “rentados” cuyas funciones se superponen con las de los órganos propios de la persona jurídica de la CABB. Se incorpora como afiliada a la Federación Femenina de Básquet, quitando, por lo tanto, la organización de las competencias del básquet femenino a las federaciones provinciales, circunstancia que a la FBPSF le modifica el estatus actual.
Por todo ello, pensamos que si este nuevo estatuto se aprueba tal cual su redacción actual, las Federaciones Provinciales van a desaparecer como entidades autónomas motoras de nuestro deporte, para pasar a ser simples delegaciones de la CABB, que va imponer todas las condiciones en la práctica del básquet Nacional.
Todo esto que remarcamos hizo que institucionalmente la FBPSF se opusiera a este “nuevo” estatuto, desde el momento que el mismo se puso en agenda. Queremos aclarar, que no es que pensemos que no debe actualizarse el estatuto vigente, sino, que debe hacerse respetando la estructura, la historia y la tradición del básquet argentino.
Como nos opusimos desde un primer momento, mandamos al Consejo Directivo de la CABB varias notas, incluso mandamos una que acompañamos con un proyecto de reforma alternativo propio. Este proyecto por lo que sabemos nunca se trató ante el Consejo Directivo.
Los dirigentes de Santa Fe que integraban el Consejo Directivo y el Tribunal de Disciplina de la CABB, renunciaron a sus cargos, como consecuencia de todo esto, demostrando de esta manera que la FBPSF, formó dirigente comprometidos con su Federación Provincial y respetuosos y leales a las bases que le otorgaron su representación.
En síntesis, la FBPSF se opone a la reforma del estatuto de la CABB, en las condiciones propuestas y por los motivos expresados.
A las bases de nuestra Institución y al básquet Argentino, le hacemos saber que desde la FBPSF, defenderemos los derechos, la historia y la tradición de nuestro deporte hasta las últimas consecuencias, porque tenemos la convicción que nos asiste la razón.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *